Fauna del metro: tecnosegurata

Nuevo capítulo hoy de fauna del metro….
Bajas por la escalera hacia el metro y ves que el segurata (porque ahora en las estaciones de metro sólo hay seguratas y gente de limpieza, nada de personal) está atento a su móvil. Mientras camino hacia él me fijo que es un smartphone y lo tiene de forma apaisada, “debe de estar mirando algún vídeo o leyendo, qué suerte tiene aquí no pillo cobertura….”
Hasta que el chico empieza a dar sacudidas al móvil, claramente estaba jugando. Ahí dejé al tecnosegurata, con ganas de preguntarle si era un android y el juego.

Ver más faunas:
happy boy

Fauna por la calle: la tigresa

Iba caminando hacia el trabajo cuando delante he visto a una señora tigresa. Iba con una camiseta de espalda de nadador con print animal de cebra en tonos marrones, le llegaba hasta la cintura. Pero le debe de gustar tanto la licra y el print animal que lo había conjuntado con unas mallas por encima de las rodillas con print de jaguar. En mi opinión, una combinación bastante desconcertante. He intentado reproducirla aquí (super cutre y rápido fotomontaje xD), para los poco imaginativos, visualizar a una mujer de entre 50 y 60 llevándolo con su pelo corto teñido de rubio:

Ahora viene lo bueno… de repente la he perdido de vista y al entrar en la ofi, la he vuelto a ver… delante del puesto de la once… vendiendo cupones. Eso debe de explicar muchas cosas.

Happyboy, fauna en el metro

Hoy os vengo a hablar de happy boy
Iba en el metro con Xux, cuando vemos a alguien que destaca entre la medio multitud del metro de Barcelona en agosto a las 3 de la tarde. Iba con bermudas, chanclas, camisa hawaiana, sombrero de paja y gafas de sol. Tenía cara de spaguetti borrachuzo. Hay que decir que esta gente nos “alegra” la vista diariamente, pero no sólo por su atuendo va a tener el honor de aparecer en el blog.
Happy boy, de repente, saca un burbujero y empieza a soplar! Xux y yo flipábamos, incluso empezamos a buscar la cámara oculta. Su mezcla de agua y jabón era una mierda ya que sólo conseguía sacar una burbuja mediana cada vez. Y así tan de improviso como empezó el espectáculo, recoge los trastos y se va a la otra punta del vagón… por un momento pensé que iba a pasar el sombrero pidiendo la voluntad.
Nota mental: tengo que tener más morro en estas ocasiones y grabar vídeos o hacer fotos.

Fauna en el tram

Iba tranquilamente en el tram cuando subió un tío barrigón-cervecero-embarazode7meses sin camisa, bermudas y flip-flops (ya con las pintas prometía…) y un carro de super, evidentemente, robado del centro comercial que hay justo al lado de la parada (llevaba aún el candadito de moneda colgando y los carteles de anuncios que ponen en los frontales, además del nombre del establecimiento en la barra de empuje).
El tío entra corriendo de forma agresiva haciendo apartar a todo el mundo para pasar con SU carro. En un tram casi vacío, le gritó como a tres personas (“deje sitio, coño!”) para ponerlo en la zona de carritos, sillas y bicis y poder sentarse él solo en los cuatro asientos que hay al lado.
En ningún momento llega a picar el billete.
El conductor alarga la parada hasta que finalmente dice por megafonía “se recuerda a los pasajeros que la normativa no permite subir carros metálicos en el tram”. Tengo que decir que eso no lo he leído en los cartelitos, pero sí dicen que no se puede compartir música (nota mental: hacer foto para demostrarlo).
El tío jeta grita “Sí, sí, en la próxima me bajo”
El conductor no arranca. El tío jeta ya viendo que debe de haber llamado a seguridad y que no se va a mover, al final se levanta gritando “EN LA PRÓXIMA ME BAJO”, como no surte efecto y el tram sigue sin moverse… decide bajarse con el carro no sin antes dejar su última perla “me cagón tós tus muertos”.
Todos sus diálogos son lo que entendí yo y pasado a castellano normal, aún no sé qué hablaba exactamente, pero su pronunciación era libre.
Y ahora mi reflexión; vamos a ver, si robas un carro y vas 100 metros más allá, no entres en el tram dando la nota: al menos no grites y paga billete. Y si no; TE JODES.