Adiós, Kenshi

En abril supimos que Kenshi tenía un corazón muy grande, literalmente. Le había crecido y no tenía fuerza para bombear su sangre, se le encharcaban los pulmones y el pobre tosía algunas noches para expulsar el líquido. No se había vuelto más tranquilo, seguía siendo el trasto de siempre y no me esperaba que fuera algo tan grave.
Nos pasamos el resto del mes con un jarabe y unas pastillas varias veces al día, dejó de toser bastante. Así que se vino con nosotros de fin de semana rural, estuvo disfrutando de los exteriores y los interiores. Se notaba que tenía más ganas de dormir, pero mientras estaba despierto, seguía siendo un hurón activo.
Desgraciadamente, durante el puente de mayo empeoró y se fue apagando. Al final, nos dejó.
A principios de junio, hubiera hecho 7 años que estaba con nosotros. Y le vamos a echar mucho de menos, al menos yo, la sombra del mal me ha dejado huérfana de compinche.
Pero en esa última semana que pasamos juntos nos dedicó unas croquetas, se revolcó en la alfombra del baño mientras esperaba pies para chupar, compartimos té, jugó con sus bolas de plástico, … Espero que fuera tan feliz como parecía durante todo este tiempo.

Kenshi esponjoso y saludando

Kenshi esponjoso y saludando

Aún tengo algún vídeo y foto de Kenshi pendientes de subir, supongo que en algún momento las iré colgando.

Advertisements

Las vacaciones de Kenshi

Si nos vamos unos días fuera y Kenshi no se puede venir… se va con su prima Nuka al apartamento de playa a disfrutar del sol.
El apartamento es bastante más pequeño que su jaula habitual (la mitad de tamaño aprox) y demasiado endeble para su “ingenio”.
Así me lo encontré una de las últimas veces al ir a buscarlo:

Kenshi prison break

Kenshi prison break


Para que no pueda escaparse de su jaula y largarse de fiesta cuando no se den cuenta, mis padres le ponen candados a las puertas de las jaulas!!!!!
Ese es el motivo de que le cambiáramos la jaula, el pequeñohijoputa o php sabe abrir esas puertas haciendo palanca con la boca y las patas, así que durante un tiempo se las atábamos con cordones pero siempre con miedo que aprendiera a deshacer los nudos. Hasta que encontré la jaula que tiene ahora que es de puerta doble de toooooooodo el lateral y sólo se puede abrir desde fuera.
Pero Kenshi no es el único que sabe escaparse de las jaulas tipo hamster, los hay que lo consiguen por fuerza bruta total:

PD: espero que no aprenda a hacerlo así o se acabó el apartamento de playa.